El abusador suele estar en casa